18/10/15

Del verbo olvidar


Ya dormí para no dejar de soñar. Ya juré y olvidé cumplir, ya reí para no llorar y me fui lejos para no volver. Ya busqué excusas en donde no las había y me juré falsas expectativas. Vi mi sueños como imposibles y nunca encontré mi lugar. Ya temblé de miedo y lloré de dolor. Ya pensé demasiado, dejé pasar el tiempo y vi correr los minutos. Ya bajé los brazos y me acostumbré a la nada, me convertí en decepción y ahora se como se siente el olvido. Ya intenté olvidarte y dolió. Y todavía duele.

4 comentarios:


  1. Que bonito, lo que has escrito, me ha llegado al alma.

    PÁSATE POR MI BLOG.

    algoopasaconmarta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Y todavía duele, y así es, es tan triste, pero la verdad es que solo puedes distraerte intentar estar bien y comer mucho, espero que las cosas mejoren linda, besos!
    Desde: http://words-forme.blogspot.com/ (PD: he cambiado la url de mi blog, te invito a que revises mi ultima entrada para saber como hacer para ver mis entradas en tu bandeja de entrada)

    ResponderEliminar
  3. No somos nosotros quiénes debemos buscar al olvido, el olvido nos debe encontrar a nosotros. Sino siempre dolerá, y volverá a doler cuántas veces lo busquemos.
    Te comprendo tanto... Me gustó leerte, por aquí me quedaré.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Gracias por leer!